Mañana todo puede cambiar




                                        Por la noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría.
                                                                           Salmos 30:5