Hambre de Dios

Oh Dios, Tu eres mi Dios, Yo te busco intensamente.
Mi alma tiene sed de Ti, todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta. Salmos 63:1

Dios nos creo para adorarle, hay una parte en nuestro ser que solo se puede saciar, en la presencia de Dios.
Podemos intentar llenarlo con todo lo que el mundo ofrece, reconocimiento, fama, dinero, cosas materiales, y al final terminaremos, desilusionados, pretendiendo ser felices, al buscar llenar ese espacio que solo le pertenece a Dios.

Has sentido un hambre desesperada, por no tener el alimento que tu cuerpo te pide y necesita, lo has suplido con lo primero que tienes a la mano, como un chocolate, dulce o bebida, pero que pasa al poco tiempo vuelve el hambre porque no has nutrido tu cuerpo lo suficiente, solo has detenido por un tiempo el hambre, y tu cuerpo se debilita mientras tanto, forzandolo a seguir adelante sin recibir lo necesario para estar saludable.

Asi mismo nos pasa, cuando no alimentamos nuestro espiritu de la presencia de Dios, podremos pretender llenar el vacio, con las cosas que el mundo ofrece, pero nada nos quitara esa sed y hambre que nuestro espiritu necesita para ser saciado y encontrar la verdadera felicidad y proposito en la vida.

Dios quiere levantar una nueva generacion de adoradores, que le adoren en espiritu y en verdad. Donde pueda manifestar su Gloria y su Poder.
Almas comprometidas a servirle y hacer su voluntad, dispuestas a pasar sobre si mismos, para buscarle sin reservas ni medidas.
Es asi como Dios podra manifestarse en tu vida, y mostrar su Gloria y su Poder.

Dios quiere darte mucho mas de lo que necesitas, buscale de corazon y permitele obrar en tu vida, milagros sucederan, comenzaras a ver puertas abiertas de bendicion, conexiones divinas en tu camino, dice su palabra: Ciertamente el bien y la misericordia me seguiran todos los dias de mi vida.
Sacia el hambre de Dios en su presencia!


BeNDiCiONeS!