"Los Nunca Mas"


Declara las verdades que la palabra de Dios dice sobre Ti:

--------------------------- LOS NUNCA MAS ----------------------------------------

-- Nunca más confesare "no puedo", 
porque "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece".
 (Filipenses 4:13)

-- Nunca más confesaré pobreza, porque "Mi Dios suplirá todo lo que me falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús". (Filipenses 4:19)

-- Nunca más confesaré temor, 
porque "Dios no me ha dado el espíritu de cobardía, 
si no de poder, de amor, y de dominio propio". 
(2 Timoteo 1:7)

-- Nunca más confesaré duda y falta de fe, 
porqué "Dios ha dado a todas sus criaturas la medida de fe". (Romanos 12:3)

-- Nunca más confesaré debilidad, 
porque "Jehová es la fortaleza de mi vida".
 (Salmo 27:1)
“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”
( 2 Corintios 12:9)

-- Nunca más confesaré que Satanás gobierna mi vida,
 "porqué mayor es el que está en vosotros, 
que el que está en el mundo".
 (1 Juan 4:4)

-- Nunca más confesaré derrota, 
porque "Dios siempre me lleva en triunfo en Cristo Jesús".
 (2 Corintios 2: 14)

-- Nunca más confesaré falta de entendimiento,
 porque "Dios ha hecho también que Cristo sea nuestra sabiduría". (1 Corintios 1:30)

-- Nunca más confesaré enfermedad, 
porque "por su llaga fui curado"
 (Isaías 53: 5) 
y Jesús "mismo tomó mis enfermedades y llevó mis dolencias" (Mateo 8:17)

-- Nunca más confesaré pesares y frustraciones, 
porque estoy "echando toda mi ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de mí" 
(1 Pedro 5:7). 
Con Cristo estoy libre de preocupaciones.

-- Nunca más confesaré esclavitud,
 "porque el Señor es el espíritu; y donde está el espíritu del Señor allí hay libertad".
 (2 Corintios 3:17). 
¡Mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo!

-- Nunca más confesaré condenación, 
porque "no existe la condenación para aquellos que están en Cristo".
 (Romanos 8:1). 
Yo estoy en Cristo; por lo tanto, estoy libre de condenación.


Juan 8:32 dice: Conocereis la Verdad, y la Verdad os hara libres.




BeNDiCiONeS!