Unamos la accion a la palabra.


Que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre, que nos amo y por su gracia nos dio consuelo eterno y una buena esperanza, los anime y fortalezca el corazon, para que tanto en palabra como en obra hagan todo lo que sea bueno.
2 Tes. 2:16-17

Por eso, animense y edifiquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo. 1 Tesalonicenses 5:11