Vida abundante

El ladron no viene mas que a robar, matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia. Juan 10:10

Es posible vivir con una vida llena de actividades, compromisos, trabajo, y tantas otras cosas que demandan de nosotros energia, tiempo y esfuerzo. Sin embargo, esa no es la vida que Jesus habla, cuando dice: Yo he venido para que tengan vida en abundancia.
El esta hablando espiritualmente, no a la vida que el mundo ofrece y demanda de nosotros.

Lamentablemente, creyentes y no creyentes nos envolvemos en esta manera de vivir, porque no hemos aprendido a vivir y disfrutar la vida que Dios nos a dado a travez de Jesus.

Jesus murio para que nosotros podamos vivir y disfrutar cada dia mientras estemos pasando por esta vida.

Mientras tanto, debemos aprender a vivir con el gozo de Dios, en una vida abundante. Disfrutar cada dia. Vivir en el gozo y paz de Dios es una decision que debemos tomar, y no debemos basarla en las circustancias que nos rodean. Es una actitud del corazon porque todo, inclusive las pequeñas cosas, forman parte de lo que Dios obra en nuestras vidas, porque al final todo obra para bien, a aquellos que conforme a su proposito son llamados.

Si basamos nuestro alegria, gozo y paz, en las circunstancias que nos rodean, no estamos viviendo conforme a su voluntad.
El gozo reside en el fruto del Espiritu de Dios que mora en nosotros, cuando creemos que la voluntad de Dios es que vivamos en el gozo de su espiritu, encontramos dentro de nosotros la fortaleza que necesitamos para vivir conforme a su voluntad y no conforme a nuestras emociones, basadas en cosas externas que no podemos controlar nosotros mismos.
Descubriremos que el poder de Dios que reside en nosotros nos ayuda a vivir por encima de las circunstancias que nos rodean.
Solo entonces podremos vivir libre de angustias y preocupaciones, depositando en las manos de Dios todos los problemas mientras que nos enfocamos mas en las bendiciones que de El recibimos cada dia, y en trabajar de la mano de Dios para tomar decisiones sabias que nos lleven a evitar o resolver los problemas que enfrentamos en la vida.

Señor, no quiero perder la vida abundante, llena de gozo y paz que tienes para Mi, ayudame a vivir la vida conforme a tu voluntad y dejar mis problemas en tus manos, en el nombre de Jesus. Amen